Como funciona un amarre

 

¿Cuáles son las características y artilugios de un amarre?.

 

El amarre es un tipo de hechizo utilizado comúnmente para recobrar o reconquistar a la persona a quien se ama, logrando al mismo tiempo que  se mantenga en la relación por tiempo indefinido. Generalmente esta clase de hechizos se efectúan forza ndo la voluntad de la persona amarrada.

 


 

¿Pueden los chakras del hechizado ser afectados en el caso en que ya no esté enamorado del otro?.

 

Durante un hechizo el movimiento normal del flujo de energía en los chakras próximos al corazón, es redirigido hacia el que realiza el hechizo.

 

También en los amarres se invocan a espíritus o entidades que  incitan o estimulan al hechizado a enfocar su existencia hacia la persona que le realiza el amarre. No hay que olvidar que estas entidades son de naturaleza libre, no pueden ser controladas y si no se tiene en cuenta esto, toda la situación puede conllevar a que se generen problemas que a su vez formarán energías que son consumidas por ellos, incrementando por ende, cualquier desajuste a nivel energético que pueda ya existir.

 

Si en la persona amarrada ya se albergaban sentimientos afectivos hacia la persona que lo amarró, ésto no derivará en secuelas negativas, salvo las propias implícitas en la magia negra (si te doy algo, me das algo). Por el contrario, si no hubiese amor, ambas personas padecerán de severas consecuencias  físicas y psíquicas.

 

Las entidades generalmente invocadas para estos hechizos son el Anima Sola, la Pomba Gira y el Espíritu de Dominio.

 

Si se va a realizar un amarre es imprescindible hacerlo con una energía emocional que contenga amor, confianza, humildad y honestidad, evitando por sobre todo la energía emocional de la duda. Es muy importante que existan sentimientos en ambas partes para que funcione.

 

Se debe tomar a las diferentes energías de las lunas como ingrediente fundamental para el hechizo, teniendo en cuenta que los hechizos con la energía de las lunas nueva y creciente harán que la relación progrese en calidad y tiempo, que la luna menguante hará que el vínculo sea efímero y la energía de la luna llena hará que el lazo se establezca y se solidifique más plenamente.

 

En los amarres positivos o de magia blanca, la voluntad de la persona hechizada no es forzada, puesto que solo se le solicita que regrese a la relación si es que aún siente amor por la persona que hechiza. Esto no es factible si ya no existe amor.

 

Ante todo y en todos los casos, hay que tener presente que esto se trata de manipulación de energía, lo cual sólo puede funcionar positivamente si se lo hace responsablemente y con respeto.

 

Como funciona un amarre

 

 



  • Otras secciones: