Los origenes del Tarot

Existe un grupo de cartas o barajas de naipes conocidas como Tarot que además de ser utilizadas como juego de distracción, también se las utiliza como recurso adivinatorio de situaciones pasadas, presentes o futuras de una persona o situación en particular. Éste hecho lo clasifica dentro del grupo de prácticas cartománticas.

 

 

Se cree que su época de procedencia ronda el siglo XIV, en Europa, durante la época cristiana a través de los mamelucos provenientes de Egipto.

Los antiguos mazos no contenían comodines y eran 52 naipes. Las imágenes de sus dibujos fueron cambiando con el tiempo, en donde los antiguos palos eran monedas, bastones, cimitarras y copas, los cuales se transformaron en las copas, bastos, oros y espadas de los palos latinos, presentes específicamente en barajas españolas e italianas.

 

Décadas después fueron creándose cartas que serían las más representativas del Tarot (cartas de triunfo) según escritos de Martiano da Tortona (en las primeras décadas del 1400).  En estos textos fueron descritos mazos muy parecidos a los del Tarot que contenía 16 triunfos (también llamadas por Jacopo Marcello, como ludus triumphorum o juego del triunfo), sus imágenes eran de dioses mitológicos griegos y los palos eran cuatro diferentes pájaros.

 

Otros documentos antiguos certifican la existencia de barajas provenientes de Milán parecidas al Tarot, de más o menos la misma época, en los años 1400. En esos documentos resaltaba la palabra trionfi (triunfo).  Este juego de las cartas de trionfi era muy popular en los estratos más altos de la sociedad de la Italia de aquella época, en donde al principio la Iglesia Católica no lo veía como actividad que necesitara ser prohibida.

 

De esas épocas aún existen las cartas de Tarot denominadas Cary Yale o Visconti Modrone (creados entre el 1442 al 1447 para la familia Visconti Sforza), que contiene 66 cartas. Aún se las puede encontrar en la Biblioteca de la Universidad de Yale.

 

Se cree que la posterior adición de los triunfos en los mazos (de 4 palos de 14 cartas) se debió a motivos ideológicos que buscaban entablar algún tipo de comunicación al transmitir mediante ellos mensajes sociales, poéticos, filosóficos, heráldicos, políticos, artísticos o astronómicos.

 

Los primeros mazos habrían tenido un formato de 10 cartas enumeradas, con imágenes de reyes representando a las cartas que eran de la corte y 16 cartas de triunfo. Luego de mucho tiempo apareció el formato de 4 palos de 14 más 22. Después aparecieron cartas del triunfo con 70 naipes. Los triunfos, junto con el comodín eran vistos como un palo más o quinto palo.

 

Los diseños de las barajas pueden variar desde el clásico como el Tarot de Marsella (siglo XVII), el cual ha sido utilizado principalmente como guía otros diseños con respecto a los símbolos y a las figuras. Un diseño también muy popular es el Tarot de Rider Waite Smith, Rider Waite o Raider hecho por la Compañía Rider, que llegó a competir con el naipe de Marsella.

 

Otro diseño muy conocido es el del Tarot del Libro de Thoth que fue creado en 1938 por un mago inglés llamado Aleister Crowley junto con Freida Harris, primeramente fue impresa en blanco y negro junto con un manual de simbología y luego de unos años finalmente fue impresa a colores. No hay que olvidar a la famosa baraja diseñada para la película “Vive y deja morir”, hecha por Fergus Hall.

 

Las finales 78 cartas están clasificadas entre los llamados arcanos mayores y arcanos menores, que significan misterios. En los arcanos menores se encuentran 56 cartas que son a su vez divididas en cuatro palos, con cartas “bajas/falsas” con números del As del 1 al 10, junto con las cartas “honores/figuras” que son las imágenes de las personalidades de la corte (Reina, Rey, Caballero y Sota). Sus palos son los mismo que los que se ven en la baraja más común. En la bajara española se usan las espadas, los batos, oros, copas. Y en la baraja de origen francés se usan el trébol, el diamante, el corazón y el pique.

 

Los arcanos mayores constan de 22 naipes. Éstos son utilizados principalmente como auxiliar en las prácticas con fines esotéricos, en donde cada arcano posee una imagen con significación arquetípica llena de símbolos. Algunos mazos poseen número y nombre, pero los más antiguos carecían de nombres y números en el caso de los arcanos. A continuación se mostrarán los números con sus nombres respectivos:

 

1- El Mago

2- II La Papisa o La Sacerdotisa

3- III La Emperatriz

4- IV El Emperador

5- V El Sumo Sacerdote o El Papa

6- VI El Enamorado

6- El Carro

8- VIII La Justicia

9- IX El Ermitaño

10- X La Rueda de la Fortuna

11- XI La Fuerza

12- XII El Ahorcado

13- XIII El Arcano sin nombre o La Muerte

14- XIV La Templanza

15- XV El Diablo

16- XVI La Torre o la Casa o la Mansión de Dios

17- XVII La Estrella

18- XVIII La Luna

19-  XIX El Sol

20- XX El Juicio

21- XXI El Mundo

22- Sin Número. El Loco.

 

Pueden existir variaciones en la designación del nombre con el número, como en el caso del Tarot Rider Waite Smith en donde el VIII es La Fuerza y el XI es La Justicia y en el caso Tarot de Marsella el VIII es La Justicia y el XI es La Fuerza.

 

Link: Los Arcanos Mayores

 

 



  • Otras secciones: