Tarot de Marsella

¿En qué consiste el Tarot de Marsella?

 

 

 

Una de las barajas más populares y conocidas es la del Tarot de Marseille o de Marsella (1700), la cual sirvió de base para la creación de muchas otras barajas que fueron creadas con posterioridad. Sus imágenes son muy sencillas, evocando la época medieval.

 

Un famoso cartomante francés llamado Paul Marteau dió el nombre de Marseille a las barajas con diseños vistos por doquier en la ciudad de Marsella la cual era conocida por elaborar todo tipo de naipes. El investigador Michael Dummett afirma que los registros más antiguos de este Tarot son rastreados hasta la Italia del siglo 15, de donde se presume provenían las personas que luego lo llevaron a Francia.

 

Las ilustraciones se asemejan al arte vitral gótico en muchos aspectos como los colores y los trazos de las líneas.

 

En 1998 el Tarot de Marsella fue reconstruído por el escritor chileno Alejandro Jodorowsky junto con el maestro Philippe Camoin de la Casa Camoin de Marsella, buscando traer de vuelta a las antiguas barajas con sus formas y colores originales con sus significados esotéricos. Otro artista que ha reconstruido las cartas fue Jean Claude Flornoy.

El mazo contiene 78 cartas, dividas en arcanos mayores y menores. Los arcanos menores son 56 cartas de 4 palos (bastos, espadas, copas y oros), yendo del As 1 al 10, y junto con estas hay 4 figuras con alegorías para cada uno de los palos (sota, caballo, reina y rey). Los arcanos mayores constan de 22 cartas numeradas, en donde la carta “El Loco” suele considerarse con el número “0”, “22” o simplemente no se numera.

 

Dicen que el Tarot es un mapa del alma, un ser en sí mismo, un documento sacro que registra toda la simbología del mundo Occidental, que sirve para la evolución personal del ser humano que traduce a través de sus dibujos el lenguaje del subconsciente.

 



  • Otras secciones: