Significado de los colores en cromoterapia


 

Significado de los colores en cromoterapia

 

 

Blanco, representa al yang masculino, ligado a lo luminoso, la luz, lo claro, la divinidad de la vida, lo puro, simple y limpio, a todo lo que es activo, muy utilizado en meditaciones, contiene todos los colores, ingresando a través de la glándula pineal. La perla, el ópalo y la piedra lunar son piedras blancas.

Quienes eligen la frescura del color blanco, son francos y nobles de sentimiento, muy detallistas y exigentes, equilibrados, justos, siempre en armonía, espirituales y positivos.

Negro, representa al yin femenino ligado a lo desconocido, la noche del cosmos, a las emociones negativas, el ensimismamiento, la esencia divina, creador origen de todo, de lo inmanifiesto. La interpretación de la negatividad en yin depende mucho de la cultura. El azabache, el ónix y la obsidiana son piedras negras.

Simboliza la elegancia, el respeto, el dinamismo y el orgullo.

 

 

 

Rojo, de frecuencia energética baja, resonante con el primer chakra ubicado en la base del cuerpo en entre el ano y los genitales, regulador de la vitalidad, contra el cansancio, el miedo y la timidez, sexualmente estimulante y tonificador  de los sistemas circulatorio y nervioso, incrementa la claridad mental. 

Quienes eligen el rojo son intensos, leales, seguros y valientes. En el caso de que no les guste el color, pueden ser muy contradictorios emocionalmente o con algún tipo de frustración sexual, los nerviosos no lo deben usar. Simboliza el amor, la rabia, la vitalidad y la guerra. Excelente para activar energías al inicio de un proyecto. 

Verde, resonante con el cuarto chakra del corazón, siendo su frecuencia vibratoria armónica y equilibrada, la misma percibida emanando de la naturaleza. Ayuda en los tratamientos cardíacos, circulatorios, hipertensivos, úlceras, dolores de cabeza, actuando sobre el timo y el plexo del corazón. Sedante del sistema nervioso. Incrementa la inteligencia. Neutraliza efectos negativos del rojo. Bueno para conseguir bienestar material, espiritual y en la salud. Dosis extremas pueden provocar envidia, celos y avaricia.

 

Azul, resonante con el quinto chakra laríngeo, estimulando la capacidades comunicativas y lo místico, bueno para aliviar dolencias respiratorias, de la garganta y tiroides. Disminuye tensiones físicas y psicológicas, generando tolerancia en su tonalidad celeste.

 

 

 

Índigo o azul marino, resonante con el sexto chakra del tercer ojo, relacionado a la clarividencia y los estados espirituales superiores, utilizado en tratamiento de dolencias de la vista, del olfato, de los oídos, garganta, fiebre. Incrementa la responsabilidad y dedicación. Ligado al mar y su frescura, las altas montañas y la profundidad del océano, a lo refinado, la relajación y tranquilidad, la sabiduría, a la poesía, al romanticismo y la sensibilidad, la lealtad, la confianza y la creatividad. Su abuso puede provocar temor, depresión, indiferencia.

 

 

 

 

Violeta, resonante con el séptimo chakra de la corona, base del espíritu y la supraconsciencia, utilizado para tratar desequilibrios mentales y nerviosos, ligado a la hipófisis, merma las tensiones musculares, equilibra la presión arterial, la respiración, el insomnio, la manía, purificador de la sangre, tratamiento para la ciática, la epilepsia y meningitis. Desarrolla la gratitud. 

 


 

Las personas que lo prefieren tienen sentimientos de estar en el mundo para cumplir una misión importante, de grandeza y en algunos casos vanidad, en el caso de que se lo elija constantemente puede significar inmadurez en lo emocional. Puede fluctuar entre esos estados y los positivos, que son la creatividad y la amigabilidad, la depresión y el histerismo. Equilibrado estimula habilidades psíquicas, compasión y lealtad. Su abuso generará obsesión, intolerancias y crueldad.

 

 

 

Amarillo, resonante del tercer chakra plexo solar, equilibra el funcionamiento digestivo gastrointestinal, tratando problemas de estómago, páncreas e hígado, mejorando la oxigenación,  dolencias de piel. Estimula la intelectualidad, inteligencia, renovación y perfección. Ligado al sol y los iluminados, a la felicidad, la meticulosidad y la alegría.

Los que eligen este color son muy creativos con una inteligencia científica. Simboliza la alegría de un espíritu joven, de llamar la atención aunque discretamente si es utilizado mínimamente, en el caso de los que lo usen completamente en sus ropas, implica que no temen llamar la atención. Los depresivos no lo optan. 

En su variante ocre representa introspección y egoísmo, el castaño titubeo, el claro ternura y sinceridad. Su abuso puede generar indulgencia, obstinación, cobardía.

 

 

 

Naranja, resonante con el segundo chakra esplénico, relacionado a la distribución y asimilación energética, estimulando o equilibrando funciones renales, pulmonares, sexuales y del aparato reproductor. Ligado al bazo y las suprarrenales, es revitalizante y energético. Favorece estados equilibrados y la aguda inteligencia.


Quienes lo eligen poseen personalidad muy dinámica, enérgica de voluntad férrea, de aspiraciones elevadas y determinadas, muy sensuales, no al punto como los adeptos al rojo. Son muy sociables, confiables, creativos. Su abuso puede derivar en sentimientos de inferioridad o superioridad, agresividad, titubeo, ineficacia.

 

 

Significado de los colores en cromoterapia

 

 

 



  • Otras secciones: