Que necesita el niŮo para ser feliz


Lo que necesita el niño para ser feliz

 

 

El primer vínculo que conoce y construye el niño en sus primeros años de vida es el de la familia, siendo uno de los más importantes por esa razón, creando una innegable responsabilidad de amor y respeto por parte de los padres, quienes además de compartir sus vidas, también lo hacen con el compromiso de criar al pequeño a lo largo de su desarrollo, en cada una de sus facetas.

Cada niño y cada familia es única, no habiendo una fórmula estricta que asegure el éxito de la crianza a la larga. No existe un tipo de crianza que sea perfecta, pues comprobado está que cualquier extremo en la educación, en especial en aquellas que se enfocan en la mera competitividad del perdedor vs ganador, puede crear falencias en otros aspectos también muy importantes en la vida de un ser humano.

 

Siendo innegable que lo que más necesita un niño es que le enseñen a ser seguro de sí pero sanamente, que les guste trabajar, aprecien la honradez y la valentía, la importancia del vínculo amoroso y sincero de la familia, la cual debe integrarse en las actividades del niño para que éste sienta esa conexión que nutrirá ese aprecio por las personas, por sí mismo y por su entorno. El amor debe contenerlo pero sin asfixiarlo.

 

Es esencial que los padres no den el mal ejemplo de engañarlo, pues ésto además de quebrar la confianza hacia sus progenitores, comenzará a sembrar un posible futuro de inconvenientes en el relacionamiento con otras personas. Es importante recordar que cada cosa que experimenta hoy, será referencia a la que el niño recurrirá cuando sea mayor y es mejor que recurra a buenos ejemplos.

Imprescindible es también que ellos estén seguros de que sus padres están con ellos en todo, apoyándolos, consolándolos, enseñándoles sobre lo que aprendieron de la vida y recibiendo consejos cuando lo necesiten, evitando por sobre todas las cosas suplir estas obligaciones con cosas materiales.

Comunicación, amor, respeto, paciencia, empatía son ingredientes esenciales para el desarrollo de un niño feliz en un adulto de bien.

 


 

 



  • Otras secciones: