Los Cinco Elementos

Wu Xing. Los 5 elementos o fases

 

Uno de los conceptos básicos de la antigua filosofía china es la de la dualidad de las energías representadas por el yin y yang, junto a ésta también existen cinco fases, momentos o trasformaciones por los que pasa la energía o Qi, representados por los cinco elementos cuyos pares  son encontrados en la naturaleza en las formas de Fuego, Metal, Agua y Madera.

 

 

 

En los movimientos cíclicos de la naturaleza pueden verse esas cinco fases o elementos actuando en el entorno, en donde el elemento o fase del fuego está asociado con la luz y el verano; la tierra representa al desplazamiento de la energía o cambios en círculos; el metal asociado al otoño y a lo que se desplaza hacia adentro; el agua asociada al invierno y a la energía que desciende y por último la madera asociada a la primavera y el movimiento de energía hacia afuera.

 

Así como en la naturaleza, cada uno de estos elementos o fases también hacen presencia en cada aspecto de la vida, como por ejemplo los tonos rojos de los colores, los triángulos, las emociones de la ira, la ansiedad o el estrés, el corazón, etc. son representados por el fuego. De esta manera cada uno de ellos, de diferente tipo de energía, están presentes en el entorno y dentro nuestro en la forma de nuestras emociones, pueden ser leídos o percibidos en las situaciones que se van sucediendo, por esta razón, para que exista mejor fluidez, menos resistencia entre los acontecimientos es muy importante que estos elementos estén en equilibrio entre sí. Un ejemplo de energía de un elemento fuera de equilibrio sería cuando el fuego se vuelve excesivo convirtiéndose en devastador, pero cuando está estabilizado se puede utilizar para cocer los alimentos y dar calor.

 

 

El feng shui utiliza estos principios al momento de buscar el equilibrio armónico dentro de los diferentes ambientes en los que habita el ser humano. Para esto es imprescindible conocer el mecanismo regulador de estos elementos o fases en el entorno, de manera a utilizar las cualidades más positivas de cada uno.

 

En la fase de creación o alimentación, por un lado un elemento es asistido por otro en su manifestación y también como alimento que creará otra fase diferente, dentro de los distintos ciclos en el movimiento de la energía, cuyo proceso básico es el siguiente:

 

El fuego es alimentado por la madera la cual lo aviva, una vez consumida ésta por completo en cenizas y el fuego mermado produce tierra, la cual crea el metal, que a su vez genera agua, la cual nutre a la madera.

 

 

En la fase “destructora” o de control, la manifestación de otro elemento es controlada de manera natural a través de los ciclos, equilibrando cada elemento entre sí, tal cual como ocurre en el ecosistema. Si uno de ellos no es equilibrado, entraría en fase destructiva. El proceso básico es el siguiente:

 

El fuego funde el metal, el cual corta la madera, la cual consume la tierra, la que a su vez retiene al agua, la que extingue el fuego.

 

En el ciclo de agotamiento, el elemento que inicialmente fue el precusor de otro, es debilitado por éste último, siendo un aspecto de la anterior fase de control. El proceso es el siguiente:

 

El metal en exceso agota la tierra de donde proviene, la cual debilita al fuego, que a su vez debilita la madera, la cual agota el agua al consumirla, que a su vez debilita el metal.

 

Estos principios son aplicados en el feng shui de distintas formas, como por ejemplo la del sistema Xuan Kong de volantes o estrellas y el Ba Zhai de ocho casas, lo cuales son útiles para debilitar el efecto negativo de algunas estrellas.

 

En la fase de daño o desequilibrio, se produce un proceso contrario a la fase de control, el cual es el siguiente:

 

La madera daña el metal si es más fuerte que este último perdiendo su efecto inicial sobre la madera; metal el cual también daña el fuego, que a su vez evapora al agua, la cual afecta a la tierra creando fango haciéndole perder su firmeza inicial, y la tierra que a su vez puede dañar a la madera.

 


Los Cinco Elementos del Feng Shui

 



  • Otras secciones: