Las Leyes de la Prosperidad

 Las Leyes de la Prosperidad

 

Ser PRÓSPERO no es una situación exterior, sino un estado de conciencia, no se relaciona únicamente con el dinero, tiene más que ver con una percepción; con una sensación de que llevas contigo la prosperidad.

 

 

 

 

La prosperidad es tener fe de que, en cierta forma, siempre seremos cuidadosos y considerados por los demás y que nunca nos faltará nada. El estado de Prosperidad, es un estado de conciencia. Serás lo rico que corresponda a tu conciencia de prosperidad.

 

 

La Ley De Gastar:

 

Cuanto mas hagamos prosperar a las demás personas en nuestro ámbito laboral, mas prosperaremos nosotros, cuando mas generosos seamos la vida nos premiara. La importancia de ganar dinero debe hacerse con felicidad sin importar la cantidad, de lo contrario el dinero no durara en tus bolsillos mucho tiempo.

 

La  Ley De Ahorrar:

 

Escoge una cajita de tu preferencia, que se identifique contigo aparta una pequeña cantidad de tus ingresos, guárdala religiosamente en la cajita. Ponerse como meta algo fácil de conseguir como regalarse un capricho; Luego de haberse dado ese regalo  deberás formar un capital, que les sirva para hacer frente a un imprevisto o gastos por venir, siempre teniendo en cuenta que los lujos se pagan al contado y salir de vacaciones no es un lujo sino una necesidad.

 

 

La Ley De Invertir:

 

Es la combinación de las anteriores gastar y ahorrar, para comenzar no se necesitan grandes cantidades de dinero  para invertir, comienza por llevar a cabo un proyecto personal que desees realizar desde hacia tiempo y por diversas razones no llevaste a cabo. Como comprar un vehiculo. Lo importante de esta ley es tomar en cuenta el valor real ya que con el tiempo puede alcanzar un valor mayor y se nos convertirá en una inversión.

 

La Corriente del Feng Shui:

 

El Feng Shui es el arte y la ciencia de crear ar­monía, paz, fluidez y abundancia   para las personas dentro de su en­torno físico. El arte chino de la ubi­cación es un método que existe desde hace 3.500 años y realza los aspectos perceptibles e imperceptibles de un lugar físico, la configuración del flujo del “viento y del agua” de tu entorno. El viento representa lo perceptible: los pensamientos cognitivos, las intenciones y las emociones. El Agua representa todo aquello que podemos ver, tocar, gustar, oler y oír, así como los movimientos de nuestro propio cuerpo. (101)

 

 

Despejar el Entorno:

 

La energía que fluye dentro del espacio vital de algunas personas está obstruida, o circula tan lentamente que es necesario liberarla y acelerar su movimiento. El primer paso consiste en crear un espacio  organizado que logre estar mucho más simple y eficiente. También puede suceder que la energía del espacio vital se mueva con de­masiada rapidez o se pierda, se deberán tomar medidas para contenerla y disminuir la velocidad de su flujo. O puede que algún sector del espacio falte o sea insuficien­te; por tanto, habrá que crearlo o agrandarlo.

 

 Áreas de la Prosperidad:

 

El área de la prosperidad se encuentra al fondo y a la izquierda de tu casa o sala. Realiza un breve inventario de los objetos que posees en dicho espacio. Liberar la energía estancada en un espacio después de organizarlo y de limpiarlo correctamente.

 Quita el revoltijo y los trastos, especialmente si bloquean el acceso a muebles y si están juntando polvo. Filtraciones y pintura desconchada: si el cielo raso está lleno de filtraciones. O si la pintura se está desconchando, lo mismo ocurrirá con tu billetera.

Toilettes: un baño en el área de la prosperidad puede acabar con las buenas energías. Dado que, por lo general, no es sencillo trasladar un baño dentro de una casa, lo recomendable será mantener tapado el inodoro cuando el baño se encuentre en la zona de prosperidad.
Caja de arena del gato: “los baños de los animales” no tienen ese efecto maligno con la energía, pero si pueden tener la misma asociación negativa que los baños especialmente si huelen mal. Objetos rotos: si está roto, posiblemente también lo estés tú. Plantas muertas o marchitas: cualquier planta en proceso de descomposición, desde luego, no proporcionará la energía que deseas en esta área de tu casa. Cesto de residuos: al igual que el baño, este artículo puede acabar con tus reservas de energía vital. Símbolos de prosperidad inadecuados: no deben formar parte del área de prosperidad obras de arte que representen objetos en estado marchito o de descomposición, antiguas sillas rústicas, personas pobres o tristes, o recuerdos de tus días de escuela cuando estabas en banca rota.

 

 

 

Cosas a incorporar:

 

 

 

 

Nuestras casas querrás tener objetos que evoquen la prosperidad y artículos con características energéticas que se alineen a la abundancia personal.

Violáceo, rojo y verde: estos tres colores favorecen la proliferación energía de prosperidad en un ambiente. Un trozo de amatista o un “billete verde” pueden tener un significado especial si están ubicados en el área de prosperidad de tu casa.  Símbolos de salud: moneda de curso corriente, oro, o certificados de acciones pueden ser beneficiosos en este rincón de la casa.  Joyas: puedes crear un cofre del Tesoro a partir de una pequeño estuche de joyería lleno de alhajas de fantasía o bisutería. Esto, sin dudas, tendrá un efecto positivo sobre el poder de prosperidad de la casa. Símbolos de abundancia: fotos y cuadros de chicos o animales siempre que te hagan sentir a gusto. Fotos y collages de artículos. Simplemente ubícalos en esta parte de la casa y haz de cuenta que ya has ordenado uno de estos artículos. Y recuerda el antiguo proverbio: ten cuidado con lo que deseas... Plantas saludables: deja que el dinero crezca en tus cuentas bancarias permitiendo que las plantas crezcan en el área de la prosperidad. Flujo de agua: haz que el dinero esté en constante movimiento creando un flujo de agua en esta zona. A dicho fin, una cascada cumplirá tus expectativas a la perfección.

 

 

 

Curas Clásicas:

 

Como  todo tiene su propia vibración, y que esa vibración for­ma parte de una serie de frecuencias, el próximo paso consistirá en acti­var esa vibración.

La energía estancada se libera una vez el ambiente esta organizado y limpio con el sonido de campanas tanto en los rincones como en toda la habitación. Concéntrese, expresen la intención de liberar la energía es­tancada, abrir algunas ventanas, quemar incienso, y escuchar una buena música ayuda indiscutiblemente. Objetos brillantes o que refractan la luz: luces, espejos o cristales Plantas (artificiales o reales), flores (artificiales o reales), un acua­rio o un bol con peces, un bonsái. Objetos en movimiento: móviles, fuentes, cascadas, molinetes, molinillos de viento.

 Las Leyes de la Prosperidad   Feng-Shui



  • Otras secciones: