El rol del padre


Los roles de los padres

 

 

 

 

Según estudios de psicología, la base fundamental para que los hijos resulten en adultos funcionales y miembros positivos en la sociedad, depende indefectiblemente de cómo haya sido el ambiente en que han crecido, de su familia y de sus padres, quienes si no ejercen de manera apropiada ese rol, a la larga podrían formar parte de la razón por la que una sociedad pueda llegar a ser disfuncional.

 

 

 

Los padres son el primer vínculo afectivo con otro seres humanos que establecen los niños al venir al mundo, adquiriendo los progenitores los roles de guías y formadores de la crianza de los hijos desde el primer momento especialmente durante los iniciales 7 años de vida, haciendo como un bosquejo de lo que podría ser el carácter y la personalidad de los futuros adultos.

 

 

 

En esos primeros años los niños absorben todo, adaptándose al mismo tiempo a todas las circunstancias que su familia y entorno les presenten o impongan, es decir, si el ambiente es negativo y nocivo, ellos por instinto de supervivencia (pues los padres son la única seguridad que conocen), se acomodarán a la situación, incluso llegando a creer que todo el mundo y todas las familias funcionan de la misma manera, en detrimento de sus propias necesidades.

 

 

 

 

La esencia del rol de los padres es la de enseñar y guiar a los hijos, lo mejor que puedan, dándoles todas las herramientas que necesitarán a lo largo de sus vidas para lograr ser personas íntegras en los aspectos mental, psicológico, emocional y espiritual. Éste rol, muchas veces dado por sentado y no cultivado de la mejor manera, es irreemplazable, al que se le puede incluir también los aportes que hagan los demás familiares, la escuela, la iglesia y las amistades, los cuales siendo sin embargo también importantes, jamás llegarán a suplir de la misma forma el rol del primer vínculo de los padres.

 

 

 

La manera más eficiente en la que los niños son educados por los padres, es mediante el modelo de acción, es decir, los padres son el primer ejemplo de vida al que los hijos tienen acceso, el posible futuro “yo”, pudiendo incluso absorber hasta el más mínimo detalle de los rasgos de personalidad, carácter, hábitos y estilos de relacionamiento con los demás, muchas veces imitando estos aspectos que pueden llegar a ser positivos o negativos, y en el peor de los casos en que los padres estén ausentes, ese modelo incluso puede llegar a ser reemplazado por el de extraños o celebridades que muchas veces no son los mejores a emular.

 

 

 

El contexto en que esta educación familiar se desarrolla también es muy importante, directamente relacionado a lo que los padres aporten al calor de hogar, sus creencias, sentido de pertenencia, apertura comunicativa o diálogo, principios, creatividad para resolver problemas, su disponibilidad de tiempo, actividades compartidas, sus interacciones con otros miembros de la familia, etc.

 

 

 

El contacto que tengan los padres con los niños es otro aspecto imprescindible de la educación, pues los niños difícilmente podrán educarse adecuadamente si están solos o si se delega esta responsabilidad a terceros. Estar allí para ellos, dándoles amor, comprensión, apoyo, cariño, consejos, creando vínculos de confianza además del vínculo familiar, es tan esencial como la vida misma, y no solamente el ser meros proveedores. La única forma de enseñar amor, es dándolo.



Los roles de los padres

 

 

 

 



  • Otras secciones: