Contaminacion magnetica


Contaminación Electromagnética

 

 

La contaminación electromagnética es aquella ocasionada por los artefactos tecnológicos que utilizamos todo el tiempo, lo cuales podemos encontrar en casi todos los ambientes en donde nos movemos diariamente, que en general creemos son inofensivos aunque en realidad pueden llegar a afectar considerablemente nuestra salud si no se toman en cuenta.

 

 

 

 

Este tipo de contaminación es creada por campos eléctricos y magnéticos emanados por el cableado de la casa, los transformadores, la luces y algunos electrodomésticos que emiten las llamadas frecuencias bajas. También se incluyen en la lista de contaminadores a los teléfonos celulares, bluetooth, radares, wifi, etc., que emiten las conocidas como frecuencias altas. Las emisiones pueden ser clasificadas desde las que son visibles como la luz yendo desde 380 nanómetros a los 780 nanómetros y también las ondas radiales que pueden viajar por kilómetros. Al conjunto de todas estas emanaciones se lo llama espectro electromagnético, incluyendo las origen natural como los rayos cósmicos, el magnetismo de la tierra, la luz del Sol y la radioactividad.

 

Estas emanaciones, por más que muchas de ellas no sean visibles a simple vista, pueden generar diversas reacciones en el cuerpo desde dolores de cabeza, cansancio, aturdimiento, insomnio, poca concentración, etc., las cuales han comenzado ha ser tomadas en serio por los científicos a pesar del silencio de los medios masivos de comunicación, a causa del incremento en las protestas de la población, en especial de las personas que viven en las inmediaciones de sistemas de transmisión de energía.

 

 

 

Una manera de comprobar que existen estos campos electromagnéticos y que afectan a todo su entorno es acercando un tubo fluorescente, durante la noche, a una línea de alta tensión lo que hará que, sin ningún tipo de asistencia extra como baterías o cables, el tubo comience a iluminarse, debido a que la radiación emanada por la línea ocasiona la actividad química en el tubo.

 

Este simple experimento conduce a la deducción de que si una zona cargada electromagnéticamente puede afectar tan fácil a un tubo, por qué no también pueda ser afectada de la misma manera nuestra biología, incluso con la probabilidad de que puedan ocasionar algún tipo de cáncer en las personas constantemente expuestas a alta radiación.

 

Especialistas en geobiología y el feng shui han sugerido siempre evadir todo lo que sea posible estar muy próximos a estas emisiones, las cuales afortunadamente pueden ser detectadas con equipos de medición de campos electromagnéticos. En el caso del feng shui se tienen en cuenta los artefactos de la casa, como los electromagnéticos sin protección, el reloj despertador muy cerca de la cama, acercarse mucho a los monitores o televisores, cableado e instalación eléctrica sin toma a tierra, incluso líneas de transmisión o transformadores adyacentes a la casa, entre muchos otros.

 

 

 

También el uso excesivo de teléfonos móviles puede ocasionar efectos en su salud, notándose esto al sentirse diferente luego de usarlo por un buen tiempo, presentándose síntomas como palpitaciones, dolor de cabeza y oído, fatiga e incluso la posibilidad de generarse tumores. Para prever esto se sugiere el uso de manos libres para evitar acercar el aparato a la cabeza. Desafortunadamente intereses comerciales evitan que las autoridades sean realmente estrictas con respecto a las emisiones.

 

 

 

Existen varias maneras de protegerse de esta contaminación, para ésto se utilizan materiales que blindan, apantallan o derivan la radiación aminorándola considerablemente. Entre ellos están las pinturas para interior y exterior hechas de partículas plata o grafito, cortinas de telas especiales, vinilos translucido para las ventanas, etc., siendo muy eficientes evitando la polución por altas frecuencias (teléfonos DECT, antenas emisoras de TDT, routers inalámbricos, etc.) y para derivar las de bajas frecuencias.

 

La más complicada de atenuar es aquella contaminación proveniente de transformadores, líneas de alta tensión, etc., aunque las aleaciones de níquel-hierro (como las de Mu Metal) ofrecen cierta protección contra estas emanaciones.

 

Para protegerse contra la contaminación ocasionada por bajas frecuencias, no coloque artefactos eléctricos o cables en la proximidad de la cabecera de la cama, no se acerque mucho a lámparas o tubos fluorescentes, no apoye las computadoras portátiles por su cuerpo por tiempos muy largos y en especial si están conectadas a internet. Mire el monitor o el televisor desde una buena distancia evitando acercarse. Procure ubicar sus electrodomésticos en lugares alejados de la circulación normal de las personas. En el caso de que se mude de casa procure evitar las que estén muy cerca de transformadores, líneas de alta tensión y antenas. Evite materiales plásticos o sintéticos, como telas, que puedan generar energía estática.

 

En el caso de la contaminación por altas frecuencias, evite el uso constante de teléfonos celulares y utilice manos libres o telas blindadas. Evite dejar mucho tiempo encendido el Wifi, si puede reemplace la conexión inalámbrica por una de cable o un plc con su red eléctrica propia. Evite teléfonos inalámbricos DECT que emanan mucha radiación, busque otras opciones.

 


Contaminación Electromagnética

 



  • Otras secciones: